Danza Oriental

Danza Oriental

La danza del vientre es una danza milenaria que se encuentra entre las más antiguas del mundo.  Sus orígenes son desconocidos, aunque una de sus teorías más difundidas la sitúa en el antiguo Egipto, donde se bailaba en los templos, como parte del culto a la fertilidad humana, de la tierra, y la adoración a los dioses.

Esta danza se caracteriza por sus movimientos suaves y fluidos, disociando y coordinando a la vez las diferentes partes del cuerpo.

   Algunos Beneficios

Esta danza tiene múltiples beneficios para todas las personas que la practican, tanto a nivel físico como psíquico (libera tensiones, alivia el estrés, mejora la autoestima, corrige la postura, mejora la circulación, tonifica los músculos, moldea la figura, evita la artrosis, alivia los dolores menstruales, etc).

Todo el cuerpo está trabajando: glúteos, muslos y vientre son contraídos, fortaleciendo la musculatura y moldeando las caderas y la cintura. Su práctica constante ayuda a corregir la postura, aumentar la coordinación, la flexibilidad y el poder de concentración.

No existe edad, peso o medidas para iniciarse.